Primer biosimilar de ranibizumab aprobado

Primer biosimilar de ranibizumab aprobado

Hace poco la U.S. Food and Drug Administration anunció la aprobación del primer biosimilar oftalmológico del ranibizumab (Lucentis, Genentech/Roche).

No ha sido una sorpresa para aquellos que siguen los desarrollos de la industria y la regulación que afectan a la especialidad de retina que el año pasado se aprobó el primer biosimilar oftalmológico del ranibizumab (Lucentis, Genentech/Roche), el agente antifactor de crecimiento endotelial vascular Byooviz. Pero a medida que más aprobaciones biosimilares parecen inminentes a medida que expiran las patentes, algunos se preguntan cómo este enfoque regulatorio se traduce en oftalmología y qué impacto podría tener en las prácticas comunitarias y en los pacientes posteriores.

Con sede en Corea del Sur, Samsung Bioepis y su socio estadounidense Biogen desarrollaron Byooviz, o SB11, que ha sido aprobado para tratar la degeneración macular húmeda relacionada con la edad, el edema macular y la neovascularización coroidea miope, todas indicaciones para Lucentis, aprobadas por primera vez por la FDA en 2006.

Los biosimilares son productos biológicos aprobados en base a datos que muestran que son altamente similares al «producto de referencia», un producto biológico ya aprobado por la FDA, sin diferencias clínicamente significativas en términos de seguridad, pureza o potencia. El concepto refleja de cerca las aprobaciones de medicamentos genéricos después de la expiración de una patente de medicamentos de marca basada en productos químicos. El programa se implementó para reducir los costos y aumentar la accesibilidad a los pacientes.

Ninguno de estos beneficios potenciales es discutido por Timothy G. Murray, MD, MBA, FACS, director fundador/CEO de Murray Ocular Oncology and Retina de Miami, presidente de The Foundation of the American Society of Retina Specialists y expresidente inmediato de ASRS. «Si no hubo problema de costos ni de acceso, entonces realmente no hay beneficio para un biosimilar», dice. Con una marca anti-VEGF que oscila entre $ 1.800 y $ 2.000 por inyección, muchos especialistas en retina han recurrido al uso fuera de etiqueta del bevacizumab (Avastin, Genentech) por aproximadamente $ 50 por inyección, señaló. Por lo tanto, a menos que las compañías farmacéuticas bajen sus precios, los biosimilares son la única opción para tratamientos anti-VEGF asequibles aprobados por la FDA.

Si bien es útil entender los biosimilares en el contexto de los genéricos, el Dr. Murray hace una distinción. «Mantengo los productos biológicos a un estándar mucho más alto que los genéricos simples», en los que «la producción y la fabricación desempeñan solo un papel pequeño», dice. En el caso de los productos biológicos, «tenemos muy buena información de que la forma como se fabrica el medicamento, cuál es el proceso biológico y cuáles son los estándares, son realmente críticos. Creo que muchos de nosotros estamos muy ansiosos por la aprobación de los biosimilares porque hay un gran potencial para un mal resultado. Creo que esa es la mayor preocupación». Añade que incluso los fabricantes de productos biológicos de marca se han enfrentado a problemas de calidad con algunos de sus lotes.

Además, es posible que se necesite una población de tratamiento más grande para que surjan problemas de seguridad. «El ejemplo más reciente, en el que encontramos que con el uso más amplio hubo problema con el medicamento, fue el brolucizumab», recuerda el Dr. Murray al relatar los esfuerzos de The American Society of Retina Specialists Research and Safety in Therapeutics Committee, que analizó las características clínicas y de imágenes de los informes presentados de vasculitis retiniana relacionada con el brolucizumab (Beovu, Novartis), lo que provocó un reetiquetado del medicamento.1 En el caso de Byooviz, «¿se han evaluado suficientes pacientes con este medicamento para creer que es un medicamento muy similar (al ranibizumab) o no?» Cuestiona, el Dr. Murray.

La aprobación de Byooviz se basó en un estudio de fase III aleatorizado, doble enmascarado, de grupos paralelos y multicéntrico en el que 705 pacientes fueron aleatorizados (1:1) para recibir SB11 o ranibizumab de referencia en inyecciones mensuales (0,5 mg); 634 pacientes continuaron recibiendo tratamiento hasta la semana 48. El cambio medio de mínimos cuadrados en la agudeza visual mejor corregida desde el inicio de la semana 52 fue de 9,79 letras para SB11, en comparación con 10,41 letras para ranibizumab de referencia (diferencia: -0,62, [el 90% CI: -2,092, 0,857]). El cambio medio de LS en el espesor del subcampo central fue de −139,55 µm para SB11 vs −124,46 µm para ranibizumab de referencia (diferencia: -15,09, [el 95%, CI -25,617, -4,563]). La farmacocinética, la seguridad (incluida la incidencia de eventos adversos emergentes del tratamiento) y el perfil de inmunogenicidad de SB11 y ranibizumab de referencia fueron comparables en todos los momentos hasta la semana 52.

A principios de este año, Cardinal Health, en nombre de The Center for Biosimilars, llevó a cabo una investigación a través de una serie de preguntas de encuesta con especialistas en retina comunitarios con sede en los EE.UU. (n=37) que sugiere una falta de conciencia de los biosimilares. Cuando se les preguntó sobre su familiaridad con los biosimilares, el 31% de los médicos encuestados (de un total de 29 respuestas) dijeron que no están muy familiarizados con los biosimilares, y más de la mitad (el 55%) dijeron que han leído investigaciones sobre ellos, pero no están familiarizados con temas como fabricación, procesos de aprobación y diseño de ensayos clínicos. Sin embargo, el 83% de los encuestados dijeron que podían visualizar que los biosimilares encajarían en su plan de tratamiento, y más de la mitad de los encuestados dijeron que considerarían usar un biosimilar de ranibizumab o un biosimilar de aflibercept una vez que estuvieran disponibles.2

Pues, están en camino. Al menos dos empresas más están desarrollando biosimilares para Lucentis. Samsung Bioepis y Biogen también están trabajando para dirigir el SB15 hacia la aprobación como un biosimilar de Eylea (aflibercept, Regeneron), y al menos tres empresas más están siguiendo el ejemplo con biosimilares de aflibercept en ensayos clínicos. Biogen tomará la iniciativa de comercializar Byooviz en los Estados Unidos a partir de junio de 2022, basado en un acuerdo de licencia con Genentech, Samsung Bioepis y Biogen.

Hasta la fecha, la FDA ha aprobado 31 biosimilares, incluido un biosimilar intercambiable, lo que significa que se puede sustituir sin la participación del prescriptor.

Fuentes:

  1. Witkin AJ, Hahn P, Murray TG, et al. Occlusive retinal vasculitis following intravitreal brolucizumab. J Vitreoretin Dis. 2020;4:4:269-279. 
  2. Oskouei ST. Opinion: Is the ophthalmology market ready to embrace biosimilars? Center for Biosimilars website. Posted January 16, 2021. Available at: https://www.centerforbiosimilars.com/view/is-the-ophthalmology-market-ready-to-embrace-biosimilars- Accessed September 27, 2021.

https://www.reviewofophthalmology.com/article/first-ranibizumab-biosimilar-approved

0 Comentarios

    Deja un comentario

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password