Un escaneo del ojo es suficiente para construir un modelo tridimensional que se envía a una impresora 3D, en Alemania.

Leer más