Dra. Carol L. Karp, pionera en el tratamiento de tumores de neoplasia escamosa de la superficie ocular

El XLI Curso Interamericano de Oftalmología Clínica se celebrará del domingo 20 de octubre al miércoles 23 de octubre 2019, en el Hotel Double Tree by Hilton Hotel Miami Airport & Convention Center. Para más información consulte el sitio web: www.cursointeramericanodeoftalmologia.com


Por Laura Malkin-Stuart, editora en jefe de Review of Ophthalmology en Español/México


En esta edición, traemos a nuestra serie de imprescindibles a una mujer admirable que ha sido una líder en el área de oncología de la superfificie ocular, la Dra. Carol Karp, que con sus investigaciones ha producido varios artículos de referencia sobre el tema. Sus intereses actuales se centran en el tratamiento de tumores de la superfificie ocular y las imágenes de esta zona, utilizando la OCT de ultra alta resolución. Ha publicado más de 30 li- bros y monografías, 116 artículos y revisiones, otras 90 obras y resúmenes.

La Dra. Karp ha recibido el Premio de la Secretaría de la Academia Americana de Oftalmología (AAO) en 2015 y el Premio de Mentoría de Mujeres en Oftalmología y el Sector de Mujeres Médicas de la Asociación Médica Americana en 2013.

Es co-directora del CURSO – Curso Interamericano de Oftalmología Clínica del Bascom Palmer Eye Institute, que atrae a más de 800 oftalmólogos de más de 30 países en Miami para las sesiones que se presentan con traducción simultánea de inglés-español. Ha sido repe- tidamente incluida en el listado de los “mejores médicos” y los “mejores mé- dicos en América” de Castle Connolly. Aparte de su vida en el Bascom Palmer, la Dra. Karp es una ávida atleta, que hace ejercicio diariamente en las primeras ho- ras de la mañana.

1. Laura Malkin-Stuart: Muchas gra- cias Dra. Karp por aceptar esta entrevista. Para empezar que- remos saber ¿cómo nace esta pasión por la oncología de la su- perficie ocular?

Dra. Carol Karp: En 1994, decidí irme de Michigan después de terminar mi residencia y me mudé a Miami para tomar una beca acer- ca de enfermedades corneales y externas en el Bascom Palmer Eye Institute. Casi desde el co- mienzo empecé a interesarme por la gran can- tidad de tumores de células escamosas que me encontré. En Michigan, debido al clima, un tumor de células escamosas era una rareza que hubiera conducido a una reunión de todos los médicos en el pabellón.

Casualmente, en ese momento, el Dr. Shering- Plough estaba tratando de obtener la aproba- ción de la FDA para el uso de Interferón en el tratamiento de hepatitis B y C, y necesitaba a un oftalmólogo para completar el protoco- lo ocular para este proceso. Afortunadamente, me encomendaron esta tarea y se despertó en mí el interés en los posibles usos de Interferón.

2. Laura Malkin-Stuart: ¿Cómo logra usted relacionar el Interferón con el tratamiento de la neoplasia es- camosa de la superficie ocular?

Dra. Carol Karp: El Interferón es un me- dicamento muy interesante, ya que estimula el sistema inmune y acaba tanto con el virus como con el cáncer. Comencé a darme cuen- ta de que había sido empleado para diferentes cosas en el cuerpo, incluyendo los diferentes tipos de cáncer. Sabemos que es utilizado para la hepatitis, pero en aquel entonces se usaba para el condiloma, ciertas leucemias, que es- tán relacionadas tanto con virus como con el cáncer, y para el melanoma. Pensé que podría usarse para el cáncer escamoso en el ojo, ya que se cree que este cáncer en particular no solo está relacionado con la exposición a la luz, sino también con el Virus del Papiloma Humano (VPH), y en 1994 comenzaron a in- yectar Interferón en el cuello uterino de mu- jeres que tenían cáncer relacionado con el VPH. Curiosamente, el carcinoma escamoso de la superficie ocular es similar en muchos

aspectos al cáncer en el cuello uterino. Las células son similares, y ambos están implicados a menu- do con el virus del papiloma humano. Por lo tanto, decidí probar el uso del Interferón para este tipo de cáncer escamoso en el ojo. Lo utilicé en ambas for- mas – como gotas para los ojos y como inyecciones alrededor del ojo.

Actualmente, tanto la comunidad médica como el público general están familiarizados con el uso de in- yecciones para las enfermedades visuales, debido a su utilización en el tratamiento de la degeneración ma- cular. Sin embargo, en 1994, esto fue revolucionario, pues solo se utilizaba en las infecciones graves y no era empleado en la práctica diaria con los pacientes.

Otro compañero del Bascom Palmer, el Dr. Steven L. Maskin, utilizó Interferón, gotas oculares, para tra- tar a un paciente y, através de esta experiencia, decidí usar tanto gotas para los ojos como inyecciones para el tratamiento de los tumores de células escamosas.

3. Laura Malkin-Stuart: ¿Cómo evolucionó el tratamiento que combina las gotas y las inyecciones de Interferón?

Dra. Carol Karp: Redacté un protocolo que fue aprobado por la Junta de Revisión Interna, y comen- cé a utilizar tanto las gotas como las inyecciones y me convertí -sin pensarlo- en pionera en el uso de una combinación de gotas e inyecciones para este tipo de tumor.

Por fortuna, el medicamento funcionó y estos cánce- res desaparecieron con solo un tratamiento médico, evitando así que el paciente se sometiera a una ciru- gía. Luego comencé a utilizar solamente las gotas en el tratamiento de estos tumores y descubrí que este protocolo funcionó al hacer desaparecer también los tipos de cáncer. ¡No podía estar más encantada con el impacto en la vida de los pacientes! Inclusive, la Dra. Carol Shields, gran visionaria en el campo de la onco- logía ocular, me apodó la “Señora Interferón”.

4. Laura Malkin-Stuart: ¿Qué noveda- des ha encontrado en el tratamiento de neoplasia escamosa de la superfi- cie ocular?

Dra. Carol Karp: Continué con el uso exitoso de Interferón para el tratamiento de estos cánceres has- ta hace aproximadamente seis años, cuando el costo de la utilización de Interferón se convirtió en prohi- bitivo para la mayoría de los pacientes. El costo de

Interferón se disparó de $100 USD al mes hasta más de $500 USD al mes.

Entonces, necesitaba una alternativa y comencé a expe- rimentar con 5 fluorouracilo (5-FU), que cuesta mucho menos, aproximadamente $35 USD por ciclo. Me encon- tré con que el 5-FU era increíblemente efectivo en el tra- tamiento del cáncer, y que representaba una alternativa muy económica y fácil de usar.

5. Laura Malkin-Stuart: En el área de inves- tigación y desarrollo, ¿cuáles han sido sus aportes en la oncología ocular?

Dra. Carol Karp: En el área de la investigación y desa- rrollo, también he realizado avances en la identificación y el seguimiento de tumores mediante la tomografía de co- her encia óptica (OCT) de alta resolución.

Fue en el año 2009, cuando el Dr. Jianhua (Jay) Wang, uno de los ingenieros biomédicos del Bascom Palmer, desarro- lló una OCT de ultra alta resolución, para observar la pe- lícula lagrimal en el ojo seco. La presentaban como un dispositivo para ayudar a evaluar la película lagrimal y em- pecé a pensar que esto sería de gran utilidad para observar los cánceres de la superficie ocular. Una de las mejores co- sas de los cánceres de la conjuntiva y la córnea es que es- tán justo delante de uno, así que empecé a escanear todos los tumores que observé con esta OCT de alta resolución, hecha a la medida y comenzamos a obtener imágenes sor- prendentes. Pudimos distinguir qué tipo de cáncer estaba en la superficie del ojo.

Esto marcó un punto de inflexión en el tratamiento de los tumores oculares, porque fue posible diagnosticar el tipo específico de tumor y ayudar a monitorear al paciente a través de las imágenes de OCT para asegurar que el cán- cer se había erradicado por completo antes de interrum- pir el tratamiento.

Esta fue una investigación traslacional importante porque aprendimos lo que significan estas imágenes y cómo po- dríamos tratar a nuestros pacientes. A partir de este gran comienzo, ahora uso la OCT, disponible comercialmente, para ayudarme a diagnosticar qué tipo de cáncer hay en la superficie del ojo. También me ayuda a controlar al pa- ciente para asegurar que el cáncer es tratado por completo y que no hay recurrencias. Comenzamos en 2009 y se han hecho numerosas publicaciones sobre el tema.

Lo más importante ha sido que he tenido la suerte de tra- bajar en el Bascom Palmer Eye Institute, una maravillosa institución con colegas y amigos de primera categoría, que comparten mi entusiasmo para ofrecer la mejor atención posible a nuestros pacientes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password