Dr. Moisés Enghelberg

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías, es importante mantener una conversación vigente sobre la ética. A medida que avanza y se perfeccionan las técnicas quirúrgicas y los elementos de nuestra profesión, también se debe refinar el modo en que se procede en el ámbito terapéutico. Se debe expandir la gama de opciones, evitando sesgos  (pero siempre es válido compartir experiencias y opiniones), también es de suma importancia mediar expectativas. La vanguardia tecnológica irá tomando mayor relevancia con temas como la inteligencia artificial, procesos automatizados y el rol del cirujano en el proceso operatorio.

En esta columna exploraremos temas éticos que afectan a nuestra profesión en el día a día, desde su concepto teórico a su práctica. Les invitamos a que se comuniquen con nosotros sobre cuáles son las inquietudes éticas que puedan surgir en su práctica.  Invitaremos a que nos escriban y que compartan con nosotros desde su experiencia cuáles son sus retos.  Cada enunciado amerita cuidado e internalización, estaré desglosando los puntos que a mi parecer requieren de especial atención.

—————————————————————————————————-

El oftalmólogo incapacitado. Un oftalmólogo física, mental o emocionalmente incapacitado se debe retirar de las áreas de la práctica que se vean afectadas por dicha incapacidad.

Recuerdo cuando era residente de primer año de oftalmología estar en el proceso de organizar una vitrectomía emergente para una paciente con una endoftalmitis. Al presentar la historia clínica de la paciente al retinólogo de turno, me comenta que durante el caso su mentor y director del servicio también estaría presente. Durante la inducción del paciente bajo los efectos anestésicos recuerdo que el retinologo más joven del servicio le comenta al especialista de mayor edad los detalles de su divorcio, y que no tiene la capacidad sentimental de operar en ese momento.

Para mí esta pequeña anécdota, denota una parte esencial del ser médico y de un área que a veces suele ser  descartada sobre la práctica médica, el aspecto sentimental. El corazón tiene que estar sano para que las manos realicen con destreza su propósito. Aristóteles también comenta en su libro sobre la ética, que todas las acciones más allá de su propósito inmediato, están guiadas hacia la felicidad.  Por lo tanto  el instrumento del bien, el médico, debe estar en la mayor armonía posible consigo mismo y con su entorno.

Procedimientos médicos y quirúrgicos. Un oftalmólogo no puede tergiversar el servicio que haya realizado o los cargos hechos por determinado servicio. Ningún oftalmólogo debe alterar indebidamente un expediente médico.

Más allá del éxito profesional y la seguridad económica que nuestra profesión nos pueda brindar, hay profesionales que se vuelven “mercaderes de la oftalmología”. Por un lado está el éxito logrado por la excelencia (volviendo al concepto de Aristóteles como virtud alcanzada por el honor, valor y sagacidad) y por el otro está el abuso a costas de la bondad del paciente.

Muy sonado fue el caso del desfalco a Medicare  (el programa de cobertura de seguridad social administrado por el gobierno en los Estados Unidos) por aproximadamente $21 millones de dólares por el cobro indebido de servicios por inyecciones intravitreas de ranimizumab a pacientes con supuesta degeneración macular, muchos sin patología de fondo. Ejemplos como este, son la mejor muestra de una desviación de la naturaleza de la virtud ética.

Estos incidentes vienen a representar hasta cierto punto una suerte de lesión moral a nuestra disciplina. No solo se daña al paciente, sino también a los otros oftalmólogos, poniendo en duda la ética por simple asociación, justos pagan por pecadores, sufren los reembolsos de los seguros (ya que el dinero de la seguridad social proviene de arcas que han de ser repartidas entre otros especialistas) y la percepción del campo ante el público en general y las otras disciplinas de la medicina.

Consentimiento informado. La ejecución de procedimientos médicos o quirúrgicos debe estar precedida por un consentimiento escrito adecuado. Para la obtención de un consentimiento informado, deben presentársele al paciente o a la persona responsable del paciente los datos y recomendaciones médicas consistentes con la buena práctica médica, en términos que el paciente o la persona responsable del paciente puedan entender.

El momento en que se le explica al paciente cuáles son los riesgos, los beneficios y las alternativas ante una intervención es el momento ideal para ahondar en ciertas particularidades sobre la oftalmología. Ya que nuestro campo está a la vanguardia tecnológica, es necesario comentarle a nuestros pacientes cuales son las tecnologías emergentes y disponibles.

Más allá de las relaciones financieras que un oftalmólogo pueda tener, se debe de tener una conversación formal sobre las limitaciones de cada opción (incluso de por sí ahondar en la multiplicidad de opciones, que de por sí es cuestión de ética), sea el uso de láser de femtosegundo en conjunción con la facoemulsificación, tanto como el uso de lentes acomodativos. Cada uno de los instrumentos que tenemos a nuestra disposición deben de ser utilizados para mejorar el resultado visual de nuestros pacientes, enfatizando al paciente los datos e información más actualizada, más allá del interés que haya de por medio.

De manera reciente, la tecnología se ha vuelto un estándar de atención y cuidado. Como ejemplo resulta obvio mencionar la evolución de la cirugía de catarata, desde la intracapsular, a extracapsular a lo que viene a ser hoy en día la facoemulsificación tal y como se entiende con sus vertientes y derivadas. El realizar alguna de las primeras dos opciones en casos de rutina en medios en que la tercera opción esté disponible resulta en una falta por parte del médico.  El no presentar la variedad de opciones durante el proceso de consentimiento informado puede resultar en una falta por parte del médico tratante. Incluso si el médico de por sí no se familiariza con las nuevas tecnologías o no actualiza su técnica quirúrgica (incluso si no es por un de omisión conciente, si no por desconocimiento), el no mencionar o presentar esta información deja a un lado la gama de opciones que el paciente debería de tener en el momento que solicita su consulta, y esto presenta una situación que pudiera estar bordeando la negligencia.

Un ejemplo sencillo viene a ser una experiencia que tuve en el momento en el cual fui testigo de un caso en el que se usaron alrededor de 60 (Cumulative Dispersed Energy) CDE,  en una catarata brunescente, en vez de usar un dispositivo de fragmentación lenticular endo-capsular, el cual pudiera haber reducido la cantidad de energía utilizada y por consiguiente una mejor evolución posoperatoria, con menor edema corneal y daño a las células del endotelio, y así evitando supeditar al paciente a un DSAEK.

———————————————————————————————————-

Es importante mencionar cómo el ejercicio de la oftalmología también estará supeditado a las opiniones, opciones y el modus operandi de cada consultorio y centro médico cuando éstos son adquiridos por grupos de capital privado, una práctica que se ha vuelto relativamente común en los últimos años. Quizás este fenómeno provocará cambios en la forma en que entendemos a la clínica. Ante este nuevo panorama donde la clínica más allá de un ente con fines de lucro, pasa a tener mucha más presión en el área financiera y así creando nuevas dinámicas y retos ¿queda el médico liberado de las cadenas de las decisiones financieras, o el médico esclavizado por perder su independencia económica? Será interesante observar cómo este fenómeno impacta el desempeño y el cuidado hacia nuestros pacientes. Como todo cambio es importante percibir las repercusiones sobre el lenguaje, sobre la experiencia y como diría Michel Foucault, los cambios sobre la “reorganización sintáctica”.

2 Comentarios

  • Andre Pineda

    22 octubre, 2019 at 11:48 am

    Interesante artículo

  • jose cios

    3 noviembre, 2019 at 3:45 pm

    bueno el articulo pero se me ocurre incompleto sin pretender un curso sobre etica

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password