¿Cómo gestionar su reputación en línea?

Algunos médicos conocedores de las redes sociales comparten sus mejores consejos y estrategias para una buena presencia en línea.

Este artículo fue publicado en la segunda edición de Review of Ophthalmology en Español y fue tomado de la Revista Review of Ophthalmology en Inglés.

Por Christine Leonard

Editora de Review of Ophthalmology

Algunos médicos conocedores de las redes sociales comparten sus mejores consejos y estrategias para una buena presencia en línea.

La gente busca en Internet recomendaciones acerca de todo, desde los mejores lugares para comer hasta las mejores rutas de senderismo. Ahora, los oftalmólogos también están a solo unos clics de distancia.

“Las encuestas basadas en evidencia, realizadas en los últimos cinco años, indican un aumento en el número de personas que utilizan recursos en línea para elegir a sus médicos o proveedores”, dice David RP Almeida, MD, MBA, PhD, cirujano vitreorretiniano en Erie Retinal Surgery, en Erie, Pensilvania. “Ha habido un aumento en la cantidad de personas que buscan médicos en línea de entre 10 y 15 % a cerca del 70 %. Tal cifra seguirá en aumento. Pronto todo el mundo buscará a sus médicos en Google y hay que estar preparados para eso”.

Robert F. Meléndez, MD, MBA, en práctica en Albuquerque, Nuevo México, está de acuerdo y añade que los pacientes no solo buscan, sino que también dejan reseñas. “Los pacientes están cada vez más presentes en línea evaluando varios productos y servicios, sea un restaurante o un Airbnb, y el consultorio de un médico no es diferente”, dice.

“Cuando un paciente ve calificaciones de 4,5 o 3,2 estrellas atribuidas a un médico, puede que no sea una indicación verdadera de la capacidad o habilidad del médico; sin embargo, la percepción inicial del paciente se ve muy afectada por esa calificación”, explica. “Por lo tanto, para que los médicos tengan los medios para saber que los pacientes los buscan deben tener el mayor control posible de su reputación en línea”.

Estos expertos en redes sociales comparten lo que da forma a la reputación en línea, cómo mejorarla, controlarla y hacer que funcione a nuestro favor, además de algunas estrategias para evitar caer en las trampas más comunes de las redes sociales.

Inevitablemente en línea

Si es nuevo en las redes sociales o no ha establecido una presencia en línea, tanto el Dr. Almeida como el Dr. Meléndez dicen que uno de sus primeros pasos debe ser una búsqueda en Internet de su nombre para tener una idea de lo que ya existe sobre usted. “La forma en que se le ve en línea es importante, incluso si no tiene una presencia consciente”, dice el Dr. Almeida. “Debe estar atento a los resultados que aparecen cuando los pacientes lo buscan”.

“Las guías de reseñas en línea crean páginas de nuestros perfiles y es nuestro trabajo reclamarlas”, dice el Dr. Meléndez. “Es cada vez más común. En años recientes, varios pacientes me han dicho que me encontraron en línea”.

Una práctica con una buena reputación no necesariamente confiere buenas calificaciones en línea, y aquello que encuentre pudiera sorprenderlo, dice el Dr. Meléndez. “No permita que los puntajes bajos perduren”, dice. “Si usted es uno de esos médicos con calificaciones de 2,5 sobre cinco, necesita hacer algo al respecto puesto que no se ve bien”.

Subir las bajas calificaciones

Si bien no es posible deshacer una mala reseña, sí se pueden mejorar las calificaciones alentando a los pacientes a que lo califiquen cuando los vea en la clínica, dice el Dr. Meléndez. “Normalmente los pacientes – y las personas en general – no se atreven a calificar nada a menos que estén sumamente felices o infelices al respecto. Nuestro trabajo es mantener a todos los pacientes felices y satisfechos, pero no somos perfectos y, a veces, llegamos tarde a la clínica debido a que surge una emergencia o algún otro problema, como una cirugía complicada.

Abordar la insatisfacción de los pacientes antes de que abandonen la clínica es clave. “Aquellos pacientes que se van descontentos son los que publicarán críticas negativas”, dice el Dr. Meléndez. “Es una buena idea que su personal le informe si un paciente ha estado esperando por un tiempo. Lo primero que debe hacer es disculparse por la larga espera y preguntar si hay algo que pueda hacer para compensarlos la próxima vez. Una solución puede ser ofrecer una cita más temprana para que sean los primeros en la clínica, sin nadie delante de ellos. Al hacer un buen abordaje desde la clínica, no tendrá que preocuparse por lo que escribirán en línea”.

Su marca online

El Dr. Almeida dice que, si busca usar las redes sociales, hay muchas opciones para cultivar un perfil en línea. Si no busca tener una presencia en línea constante, basta con hacer publicaciones simples sobre artículos de revistas pertinentes, actualizaciones de prácticas o conferencias a las que haya asistido.

Formar y mantener su identidad en línea dependerá de dos principios básicos: la credibilidad y la honestidad. “Su marca lo representa a usted y a su práctica, por lo que es necesario que sea genuina”, aconseja. “No la deje en manos de otra persona, como el gerente de su oficina o un técnico, ni les pida que publiquen cosas en su nombre. Esa no sería su voz y no le beneficiará. Sus perfiles en las redes sociales deben ser lo más auténticos posible para usted”.

Con la gran cantidad de información disponible en Internet, también es importante separar los hechos de la ficción. “Como médico, es importante publicar contenido creíble y basado en evidencia”, dice el Dr. Almeida. “Genere credibilidad y confianza con publicaciones que sean precisas y verdaderas. No publique una opinión sobre un tema a menos que haya sido verificado por varias fuentes. Sus fuentes pueden provenir de revistas externas, pero deberían ser fuentes de noticias creíbles si se busca credibilidad”.

Un enfoque especializado

El tipo de contenido que publique será determinado en parte por su audiencia ¿Su cuenta está dirigida a pacientes? ¿Médicos remitentes? ¿Colegas de trabajo? Muchos oftalmólogos optan por centrarse en la educación del paciente, como los estados patológicos, o la educación de otros médicos, tanto dentro como fuera de la oftalmología. “Si tiene un enfoque específico, su cuenta tendrá más sentido para quienes accedan a sus redes sociales”, dice el Dr. Almeida.

Si desea expandir su audiencia, estos son tres pasos que puede seguir:

  • Publique contenido específico en su área.
  • Vaya más allá de la oftalmología general o la medicina.

Encuentre su voz personal. “Si no encuentra su voz personal, su cuenta tiene el potencial de volverse aburrida”, dice el Dr. Almeida. “Una vez más, debe evitar los conflictos de interés e intentar vender cosas, así como mantenerse alejado de la política. Sin embargo, habrá algunos casos en los que deberá hacer oír su voz. Por lo general, la comunidad médica permanece callada, pero llega un momento en que la apatía no es una opción y no hablar equivale a estar de acuerdo o permitir que ocurra una injusticia. Este tercer paso es mucho más avanzado”, añade. “Siga los dos primeros hasta que se sienta más cómodo en línea y luego continúe con el paso tres”.

Publicar o no publicar

Las redes sociales son una herramienta poderosa para la creación de redes y ayudan a aumentar la visibilidad de su práctica por medio de la participación en seminarios web y paneles en línea, así como a la educación de pacientes y otros médicos. Sin embargo, también pueden causar problemas si publica contenido inapropiado.

La falta de separación entre el perfil profesional y el personal es el siguiente escollo más grande. “Su práctica o perfil profesional debe existir por separado de sus perfiles personales”, dice el Dr. Almeida. “No debería publicar sobre sus hijos, lo que está cenando o adónde fue el fin de semana en su perfil profesional o de práctica en línea. Publicar este tipo de contenido puede perjudicar su capacidad para comunicarse de manera eficaz y profesional”.

Sin embargo, muchos oftalmólogos más jóvenes sienten que es importante compartir lo que sucede detrás de escena en la vida de un médico, no solo para darles a los pacientes un vistazo a sus vidas para construir una buena relación, sino también para inspirar a los jóvenes a seguir la medicina o alentar a los estudiantes de medicina a ser realistas sobre sus expectativas de equilibrio entre la vida laboral y personal, la salud mental o la formación de familias en medio de las carreras médicas. Cuánto o qué poco se comparta depende totalmente de usted; depende de a quién se desee llegar e influir desde su cuenta de redes sociales, aunque los expertos coinciden en que la ruta más segura es mantener cuentas profesionales y personales separadas.

Hacer cualquier tipo de declaración política en sus cuentas también puede causar problemas a futuro. “No se puede decir ‘vota por esta persona’, sino que estaría bien decir ‘Ejerce tu derecho al voto’”, señala el Dr. Almeida. “Se permite tener opiniones políticas, pero no expresarlas en línea. Sus pacientes o colegas pueden ser de diferentes partidos o tener diferentes puntos de vista, y la alienación que resulta de hacer declaraciones políticas puede obstaculizar la relación médico-paciente por la que se está trabajando tan duro. Si no es algo que discutiría con un paciente en la clínica, no es algo que deba publicar en línea”.

Vamos a ponernos serios

Con una agenda ya abarrotada, comprometerse a desarrollar una marca en línea puede parecer abrumador. Los expertos sostienen; sin embargo, que vale la pena invertir tiempo y esfuerzo para hacerlo bien.

“Mi recomendación es que, si lo va a hacer, tiene que ir con todo”, dice el Dr. Meléndez. “No basta simplemente crear cinco perfiles de redes sociales y luego abandonarlos. Eso es análogo a poner un letrero de ‘se vende’ en su casa y no hacer publicidad más allá de eso. Las únicas personas que lo verán son sus vecinos y las personas ocasionales que podrían pasar en coche”.

Un sitio web profesional sobre usted o su práctica también puede ayudarle a dar forma a su marca ya que le permitirá reunir todas sus presencias en línea en un solo lugar. “El sitio web de su consultorio debe ser algo más que solo el nombre y la dirección, esa información se encuentra en las páginas amarillas”, dice el Dr. Almeida. “Debe comunicar su marca, qué tipo de atención brinda, información específica de la enfermedad que trata y qué servicios brinda a su comunidad”. Este también es un espacio para agregar información sobre usted, su educación y cualquier premio y publicación que tenga.

Si esto parece que requiere de mucho esfuerzo, tenga en cuenta que la mayoría de los médicos no lo hacen solos. “Si surgen muchos resultados negativos cuando busca en línea su nombre o práctica, puede buscar servicios profesionales para remediarlo”, dice el Dr. Almeida.

Además, muchas prácticas y médicos contratan profesionales para crear sus sitios web. “Vale la pena invertir dinero para hacerlo bien”, dice el Dr. Meléndez.

Conclusión

“En última instancia, su reputación en línea es muy importante”, dice el Dr. Meléndez. “Los pacientes lo buscarán en Internet. Sus cuentas de redes sociales o su sitio web aliviarán los temores de los pacientes sobre usted como persona. Cuando los pacientes buscan información en línea, están tratando de salir de algunas dudas: ¿Tiene experiencia y está calificado? ¿Se ve y suena como una buena persona? ¿Cuál es su calificación? ”

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password