Todos los oftalmólogos somos esteticistas


Por Eduardo Arenas Archila, MD.


Durante el contacto con otras perso- nas, el ser humano se comunica en gran parte a través de los ojos. Diversos estudios afirman que cuando dos per- sonas dialogan, el 70 por ciento de las miradas se dirigen a los ojos del inter- locutor y, curiosamente, un alto por- centaje de éstas al ojo izquierdo1. La explicación neurocientífica de este fe- nómeno se basa en que a través de la evolución el hombre detectó que el lado izquierdo de la cara está conecta- do con el hemisferio derecho, el cual transmite los fenómenos del incons- ciente. Es decir, el ojo izquierdo no miente. Este raciocinio subraya la im- portancia que tienen los ojos, no solo por ser la visión el sentido más precia- do, sino también porque su integri- dad anatómica y estética desempeña un papel primordial en la comunica- ción social, profesional y afectiva de las personas. Este argumento es sufi- ciente para subrayar el importante pa- pel que tenemos los oftalmólogos en el manejo de la estética facial a través de las diferentes subespecialidades. Desde

luego, podríamos pensar que esta res-

Por Eduardo Arenas Archila, MD.

ponsabilidad estaría mayormente en manos de los oftalmólogos dedica- dos a la cirugía plástica, pero no: cree- mos que en numerosas circunstancias, otras superespecialidades deben tener presente su responsabilidad de no alte- rar la calidad de la estética facial de sus pacientes y su deber de mejorarla.

Comencemos con los niños y el impacto que pueden tener las alteraciones ocula- res en el desarrollo de su personalidad y rendimiento físico, escolar o social. En este aspecto tenemos que aceptar que el fenómeno del bullying juega un papel importante cuando un niño tiene un de- fecto evidente, como en el caso del estra- bismo, la ptosis palpebral o los defectos orbitarios, entre otros; incluso en el uso de anteojos permanentes. En un estudio que se acaba de publicar en Brasil sobre una serie de 109.000 estudiantes de se- cundaria, se detectó que el 7.2 por cien- to tuvieron problemas de bullying, de los cuales en un 37 por ciento se detec- tó que la causa se basó en un defecto cor- poral y en un 32 por ciento por algún defecto facial1. Anteriormente, en un estudio longitudinal en Inglaterra con 6536 niños con defectos refractivos me- nores de 8 años de edad, 35 por ciento de ellos acusaron algún tipo de bullying y por lo tanto se recomendó la adaptación de lentes de contacto2 .

De acuerdo a nuestra experiencia con aquellos pacientes a quienes desde muy temprano se les indica el uso de ante- ojos permanentes para la corrección de un defecto refractivo importante, sa- bemos que éstos pueden ser fácilmen- te adaptados a cualquier edad, con el tipo de lentes de contacto que sean los más adecuados para cada individuo de acuerdo a las características ópticas, of- talmológicas y refractivas. Desde luego que el proceso de adaptación debe ser

cuidadoso y vigilado por el especialista para que no exis- tan riesgos de complicaciones graves que puedan dejar se- cuelas irreversibles en la integridad anatómica de los ojos, tal como ocurre en el caso de las infecciones graves y, sobre todo, cuando se elige la adaptación de lentes de contacto hidrofílicos. La adaptación de lentes de contacto comienza a ser cada vez más recomendable, como lo demuestran es- tudios en Canadá3, Estados Unidos 4 y otros países5.

Pero la estética facial y la responsabilidad del oftalmólogo no se limitan solamente a los niños. Si tenemos en cuenta la importancia que tienen los ojos en la comunicación en- tre los humanos, nuestra misión siempre deberá evaluar que tan de nitivo puede ser para el paciente el resultado de un examen ocular, ante cualquier defecto de los ojos o sus ane- xos que pueda afectar su estética. Podemos mencionar dife- rentes circunstancias; por ejemplo, que cuando se describe la cirugía del pterigio lo más importante es que éste no se reproduzca, pero muchas veces clínicamente esto no suce- de con la lesión, pero la cicatriz no satisface al paciente, así sea asintomático. El problema de una conjuntiva irregular y antiestética también se presenta en cirugías de retina con bucles, cirugías ltrantes hipertró cas y después del estra- bismo o las lesiones tumorales.

Cuando se trata de procedimientos quirúrgicos palpebrales, bien sea por ptosis palpebral, lesiones tumorales o dermato- chalasis que puedan estar afectando la calidad de la visión del enfermo, a menudo se puede mejorar la sintomatología, pero la presencia de cicatrices hipertró cas puede incomo- dar de por vida al paciente.

Finalmente, es muy importante tener en cuenta que el of- talmólogo debe propender a que se realice una recupera- ción estética, a tal punto que el público no descubra cual es el ojo normal, a aquellas personas que por diversas si- tuaciones tienen un ojo invidente o han sido sometidas a una enucleación.

No olvidemos entonces que los ojos no solo son el espejo del alma, sino también de la gura corporal.

 

Referencias

  1. Oliveira WA, Silva MA, Mello FC, Porto DL, Yoshinaga AC, Malta DC.The causes of bullying: results from the National Survey of School Health (PeNSE). Rev Lat Am Enfermagem. 2015 Apr 14:0. [Epub ahead of print]
  2. Horwood J, Waylen A, Herrick D, Williams C, Wolke D.Common visu- al defects and peer victimization in children. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2005;46:1177-81.
  3. Paquette L, Jones DA, Sears M, Nandakumar K, Woods CAContact lens tting and training in a child and youth population. Cont Lens Anterior Eye. 2015 9. pii: S1367-0484
  4. Jones-Jordan LA, Walline JJ, Mutti DO, Rah MJ, Nichols KK, Nichols JJ, Zadnik K.Gas permeable and soft contact lens wear in children. Optom Vis Sci. 2010 ;87:414-20.
  5. Li L, Moody K, Tan DT, Yew KC, Ming PY, Long QB.Contact lenses in pe- diatrics study in Singapore. Eye Contact Lens. 2009;35:188-95.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password