Top Ten Topógrafos y tomógrafos


El X Congreso Internacional del Hemisferio sur ALACCSA-R 2018, se llevará a cabo del 6 al 8 de septiembre de 2018 en Santiago de Chile en el hotel Sheraton San Cristobal Convention Center.

Este artículo fue publicado en el Noticiero #27, en su edición marzo/abril de 2018 y se publica con permiso de ALACCSA-R. Para más información sobre el Noticiero visite www.alaccsa.com


Dr. Carlos Palomino Bautista – España CPALOMINO@oftalmos.es


En la última década han evolucionado las tecnologías tomográficas y topográfi- cas para el análisis del segmento anterior. Se han implementado nuevos concep- tos mejorando la caracterización mate- mática, la precisión en la toma de datos y consiguiendo optimizar nuestros resulta- dos quirúrgicos. No obstante, sigue sien- do fundamental nuestra interpretación de la medición y, sobre todo, nuestro aporte subjetivo para una correcta realización de la medida.

1. Comprobación del índice quera- tométrico con el que trabaja la má- quina, habitualmente 1,3375, como hace por ejemplo Pentacam (Oculus, Wetzlar, Alemania) y IOLMaster 700 (Carl Zeiss Meditec, Gena, Alemania). En caso de utilizar otro índice dis- tinto, debemos tener en cuenta este hecho para la utilización de la quera- tometría simulada (simK) en fórmulas de cálculo biométrico1. No obstan- te, la mayoría de los aparatos permite configurar este parámetro que ade- más viene fijado en 1,3375.

2. Conocimiento de la metodología empleada por la máquina para la es- timación de la potencia corneal cen- tral a efectos de cálculos biométricos y de comparación. No es lo mismo que se mida la queratometría en los 3 mm centrales mediante reflexión por anillos de Plácido, que se haga en los 4 mm centrales con imágenes de Scheimpflug. Cuando tenemos dis- tintas fuentes queratométricas y que- remos compararlas, estas deben ser al menos de la misma zona para que sea fiable e inter- cambiable dicha comparación2,3,4,5.

  1. No podemos olvidarnos de la superficie ocular6. La queratometría es la fuente de error primaria en los cál- culos biométricos y, potencialmente, productora de sorpresa refractiva7. De modo que la observación pre- via de la superficie ocular y su estado para una correc- ta medida queratométrica es capital. En muchos casos será necesario lubricar artificialmente la superficie ocular de nuestros pacientes para llevar a cabo una me- dida satisfactoria. Así como no debemos olvidarnos de recordar al paciente que parpadee durante las medi- das para una correcta distribución lagrimal. Siempre es aconsejable realizar varias queratometrías/topografías/ tomografías separadas en el tiempo con el mismo apa- rato para promediar sus valores.
  2. Fundamental distinguir entre queratometría simu- lada (simK) y potencia real corneal8. La primera, es una estimación de la potencia real corneal a través de la asunción de una ratio constante entre cara an- terior y posterior de la córnea de 0,822. Cualquier to- pógrafo/tomógrafo corneal, independientemente de la tecnología en la que esté basado, mide la simK. Sin embargo, la poten- cia real corneal solo se puede medir por aquellos sistemas que “lean” la cara posterior de la córnea, ya que a través de un algoritmo por trazado de rayos e índices tisulares reales obtie- nen la potencia refractiva real de la córnea como dioptrio.

    5. Los topógrafos/tomógrafos9 de últi- ma generación nos permiten tomar medidas más reales del poder total corneal para poder ajustar así de ma- nera más eficaz nuestras cirugías pre- mium, ya que no tomamos medidas simuladas, sino medidas reales del poder total de la córnea.

    6. Mucho cuidado con la anatomía palpebral y del segmento anterior en general de nuestros pacientes10. Lagoftalmos, laxitudes, hipotonicida- des o hipertonicidades, repliegues de los párpados, o simplemente hendidu- ras palpebrales pequeñas dificultarán las mediciones. Tendremos que tener especial precaución en la sujeción de los párpados de nuestros pacientes evi- tando presiones que pudieran alterar los resultados topográficos. Del mismo modo que prestaremos atención a las acumulaciones de lágrima en el párpa- do inferior.

    7. Pterigium, leucomas corneales, depó- sitos subepiteliales postadenovíricos, etc., podrían influir negativamente en nuestras medidas topográficas, arro- jando valores queratométricos erró- neos. En estos casos, deberíamos, en la medida de lo posible, eliminar el agen- te causante para evitar arrastrar esas medidas erróneas a nuestros cálculos de implantación. No obstante, si la si- tuación corneal del paciente obliga a basarnos en un dato queratométri- co irregular en la zona central, no des- preciaremos emplear un queratómetro Javal11 en dichas circunstancias.

    8. Debemos hacer especial hincapié en los pacientes intervenidos con proce- dimientos quirúrgicos corneales12,13: queratotomías radiales o láser excí- mer, ya que exigen un tratamiento

    diferenciado para obtener los mejores resul- tados en el cálculo de la potencia de la lente intraocular. En dichos casos y en relación con posibles cálculos biométricos es crucial ex- plorar la zona central a través de herramien- tas como el EKR14 (Equivalent K Readings) de Pentacam (Oculus, Wetzlar, Alemania), que teniendo en cuenta la ratio posterior/anterior arroja un valor queratométrico equivalen- te para poder emplearlo en ciertas fórmulas de cálculo biométrico. La fórmula de Potvin- Hill15 con el mapa de distribución de po- tencias en 4 mm obtenido con Pentacam (Oculus, Wetzlar, Alemania) es otra herra- mienta muy útil para la resolución del cálcu- lo de lente intraocular en operados de cirugía refractiva previa.

    No es baladí en estos casos utilizar el clásico queratómetro de Javal en ápex, para cotejarlo con otras medidas topográficas. Por supuesto, en el caso de cálculos tóricos se hace impres- cindible la práctica de varias medidas quera- tométricas para buscar coincidencias.

    1. Poner especial atención en los usuarios de lentes de contacto, ya que los modelos cor- neales anteriores, incluso con lentes de contacto blandas desechables, se pueden producir16. En este sentido se hace necesa- rio discriminar entre un “corneal warpage” y una ectasia corneal haciendo diagnósti- co diferencial, teniendo en cuenta la cara posterior de la córnea y el tiempo suficiente sin el uso de lentes de contacto para repetir las medidas topográficas. En este sentido, los mapas topográficos epiteliales obteni- dos, por ejemplo, con RTVue OCT system (Optovue, Inc.) son una buena alternativa en estos casos17.
    2. Ante patologías deformadoras de la cór- nea como los queratoconos18, se hacen muy útiles las aplicaciones de la industria en sus sistemas para discriminar estas pa- tologías. Por ejemplo, el primer módulo de software implementado en los sistemas topográficos teniendo en cuenta la geo- metría de la cara posterior corneal fue el Belin-Ambrosio Enhanced Ectasia19,20 de Pentacam (Oculus,Wetzlar, Alemania), que permite hacer un despistaje del riesgo de patología ectásica corneal.

     

Bibliografía

  1. Savini G, Hoffer KJ, Lomoriello DS, Ducoli P. Simulated Keratometry Versus Total Corneal Power by Ray Tracing: A Comparison in Prediction Accuracy of Intraocular Lens Power. Cornea. 2017 Nov;36(11):1368-1372.
  2. De la Parra-Colín P, Garza-León M, Barrientos-Gutierrez T. Repeatability and comparability of anterior segment biometry obtained by the Sirius and the Pentacam analyzers. Int Ophthalmol. 2014 Feb;34(1):27-33.
  3. Bao F, Savini G, Shu B, Zhu S, Gao R, Dang G, Yu A, Wang Q, Huang J. Repeatability, Reproducibility, and Agreement of Two Scheimpflug-Placido Anterior Corneal Analyzers for Posterior Corneal Surface Measurement. J Refract Surg. 2017 Aug 1;33(8):524-530.
  4. Ruiz-Mesa R, Abengózar-Vela A, Ruiz-Santos M. Comparison of a new Scheimpflug imaging combined with partial coherence interferometry bio- meter and a low-coherence reflectometry biometer. J Cataract Refract Surg. 2017 Nov;43(11):1406-1412.
  5. Hamer CA et al. Comparison of reliability and repeatability of cor-
    neal curvature assessment with six keratometers.Clin Exp Optom. 2016 Nov;99(6):583-589.
  6. Asena L et al. Effect of dry eye on Scheimpflug imaging of the cornea and elevation data. Can J Ophthalmol. 2017 Jun;52(3):313-317.
  7. Camps VJ1, Piñero DP, de Fez D, Mateo V. Minimizing the IOL power error induced by keratometric power. Optom Vis Sci. 2013 Jul;90(7):639-49.
  8. Næser K1, Savini G2, Bregnhøj JF1. Corneal powers measured with a rota- ting Scheimpflug camera. Br J Ophthalmol. 2016 Sep;100(9):1196-200.
  9. Fan R et al. Applications of corneal topography and tomography: a review. Clin Exp Ophthalmol. 2017 Dec 20.
  10. Savino G et al. Corneal Topographic Changes After Eyelid Ptosis Surgery. Cornea. 2016 Apr;35(4):501-5
  11. Visser N et al. Comparability and repeatability of corneal astigmatism me- asurements using different measurement technologies. J Cataract Refract Surg. 2012 Oct;38(10):1764-70.
  12. Randleman JB, Foster JB, Loupe DN, Song CD, Stulting RD. Intraocular lens power calculations after refractive surgery: Consensus-K technique. J Cataract Refract Surg. 2007;33:1892–8.
  13. Helaly HA et al. Accuracy of Corneal Power Measurements for Intraocular Lens Power Calculation after Myopic Laser In situ Keratomileusis. Middle East Afr J Ophthalmol. 2016 Jan-Mar;23(1):122-8.
  14. Holladay JT, Hill WE, Steinmueller A. Corneal power measurements using scheimpflug imaging in eyes with prior corneal refractive surgery.J Refract Surg. 2009 Oct;25(10):862-8.
  15. Potvin R, Hill W. New algorithm for intraocular lens power calculations af- ter myopic laser in situ keratomileusis based on rotating Scheimpflug came- ra data.J Cataract Refract Surg. 2015 Feb;41(2):339-47.
  16. Patrão LF et al. Differentiation of mild keratoconus from corneal warpage according to topographic inferior steepening based on corneal tomography data. Arq Bras Oftalmol. 2016 Jul-Aug;79(4):264-7.
  17. Schallhorn JM et al. Distinguishing between contact lens warpage and ecta- sia: Usefulness of optical coherence tomography epithelial thickness map- ping. J Cataract Refract Surg. 2017 Jan;43(1):60-66.
  18. De Luis Eguileor B et al. Evaluation of the Reliability and Repeatability of Scheimpflug System Measurement in Keratoconus. Cornea. 2018 Feb;37(2):177-181.
  19. Hashemi H et al. Pentacam top indices for diagnosing subclinical and defi- nite keratoconus. J Curr Ophthalmol. 2016 Mar 29;28(1):21-6.
  20. R. Ambrósio Jr. et al. Enhanced screening for ectasia susceptibility among re- fractive candidates: the role of corneal tomography and biomechanics. Curr Ophthalmol Rep, 1 (2013), pp. 28-38.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password