EL L-DOPA PODRÍA TENER LA CLAVE PARA LA PREVENCIÓN O RETRASO DEL DMA


Un estudio de la Universidad de Arizona sobre la degeneración macular asociada a la edad podría conducir a una forma de re- trasar o prevenir la enfermedad, afirman los investigadores.

El estudio, dirigido por el coinvestigador principal Brian S. McKay, profesor asociado de oftalmología, ciencia de la visión y medicina celular y molecular del UA College of Medicine-Tucson, encontró que los pacientes que toman Levodopa o L-dopa, un tratamiento común para la enfer- medad de Parkinson, parecen menos propensos a desarro- llar la degeneración macular, y si la desarrollan, es de forma significativamente más tardía.

L-dopa es una molécula que está presente de forma natural y que se forma en el tejido humano pigmentado, incluyen- do el iris; desempeñando una función en la conservación de una mácula saludable. Una forma sintetizada de L-dopa es usada en el tratamiento contra el Parkinson y los desór- denes del movimiento.

“Es probable que esto conduzca a una forma de prevenir la DMA y a un tratamiento para la degeneración macular en el futuro” dice el Dr. McKay. “También podría ayudar en otras en- fermedades oculares que se caracterizan por la degeneración retiniana, como la retinitis pigmentaria”. La investigación fue publicada en línea en el American Journal of Medicine Nov. 4.

“La investigación lo señala como un camino para regular y prevenir esta causa común de la ceguera en adultos” dice el coinvestigador principal Murray Brilliany, PhD, Director de la Marshfield Clinic Research Foundation Center for Human Genetics en Marshfield-Wisconsin, Estados Unidos. “Imagine decir a los pacientes que tenemos potencialmen- te una medicación que les permitirá ver y continuar dis- frutando de la vida y su familia, así como de realizar las actividades cotidianas para su edad. Esto es poderoso”

El Dr. Paul A. Sieving, director del National Eye Institute, una sección de National Institutes of Health, afirmó que la investi- gación “sugiere un vínculo enigmático entre que los pacientes tomen L-dopa y una incidencia menor y una aparición tar- día de la DMA. Demostrar que L-dopa causa este efecto pro- tector requerirá de más investigación, pero si se confirma, podría conducir a nuevas drogas o combinación de terapias para DMA dirigidas a las células dopa-sensibles en la retina”. La próxima etapa de la investigación serán los ensayos clíni- cos para confirmar los hallazgos.

Review of Ophthalmology, diciembre de 2015 www.reviewofophthalmology.com/content/d/review_news/i/3506/c/58516/

Login

Welcome! Login in to your account

Remember meLost your password?

Lost Password