Caso Clínico : Rhinosporidioma


Ernesto J Otero, MD.
Profesor Titular Segmento Anterior, Córnea y Refractiva.

Escuela Superior de Oftalmología- Instituto Barraquer de América: [email protected]

www.barraquer.com.co


CASO CLÍNICO

Se trata de un paciente de 54 años de edad, quien consulta al servicio de urgencias de la Clínica Barraquer porque presenta un cua- dro de 15 días de evolución de aparición de unas lesiones “rojizas” en ambos ojos.

No existen antecedentes de importancia más allá de que el paciente es un ávido es- quiador en el agua y esquía en un lago loca- lizado dentro de la ciudad.

EXPLORACIÓN OFTALMOLÓGICA

Al examen de ingreso, presenta una AV de 1.00 (20/20) con corrección en ambos ojos. Se observan dos lesiones. La primera loca- lizada en la carúncula del ojo derecho y la otra en la conjuntiva bulbar infero-nasal del ojo izquierdo. Son lesiones exofíticas, granulomatosas y vascularizadas. Presentan una apariencia de pequeños quístes dentro de la lesión. La presión se encuentra en 12 mmHg en ambos ojos y el resto del examen es irrelevante (Fig. 1, 2 y 3).

DIAGNÓSTICO

Se hace diagnóstico de rhinosporidioma en ambos ojos y se programa para resección quirúrgica de las lesiones. La técnica qui- rúrgica empleada es una resección quirúr- gica amplia con tijera de Wescott y sutura de bordes libres con Nylon 10-0. El material resecado es enviado a patología para confir- mación de sospecha diagnóstica.

La evolución posoperatoria es satisfactoria, retirándose los puntos de Nylon a los 10 días posoperatorios. Se le recomienda al paciente visitar al otorrino-laringólogo para la evalua- ción de la mucosa nasal, ya que existe la po- sibilidad de aparición de dichas lesiones en la mucosa nasal y oral. En efecto presenta rhinos- poridiomas en la mucosa nasal las cuales son resecadas endoscópicamente.

PATOLOGÍA

El reporte de patología con rma el diagnóstico de Rhinosporidioma (Fig.4).

DISCUSIÓN

El Rhinosporidium es un parásito comúnmen- te encontrado en lagos, charcas de ríos y lagu- nas tropicales. Muchos aspectos biológicos de este parásito son enigmáticos y poco elucida- dos como su manera de infectar, su imposibi- lidad para cultivarse, su forma de reproducirse, su epidemiología y hasta su clasi cación. Fue identi cado por primera vez a nales del siglo XIX y descrito extensivamente por Guillermo Seeber, en 1900, en su tesis doctoral de la Universidad de Buenos Aires y de ahí su nom- bre Rhinosporidium Seeberi.

Su clasi cación es también un poco enigmáti- ca ya que es considerado un hongo y un pro- tozoario. Se ha clasi cado como parte de los Mesomycetozoea los cuales incluyen un nú- mero de patógenos de los pescados como el Dermocystidium. Los mesomycetozoea no son parte ni de los hongos, ni de los animales. Filogenéticamente se separaron antes de con- vertirse lo uno o lo otro. Estudios recientes me- diante secuenciamiento genético sugieren que puede ser un hongo acuático primario pareci- do al Colletotrichum truncatum1.

Se conoce poco acerca de su epidemiología y patogenia. Afecta ocasionalmente las mucosas de la nariz y la conjuntiva. Presenta lesiones granulomatosas, altamente vascularizadas y polipoides2. Otros sitios reportados con menor frecuencia son la mucosa vaginal, la vía respi- ratoria superior, la piel y diseminación interna. También existen reportes recientes de esclero- malasia por este agente infectante 4.

En la Clínica Barraquer se han identificado me- nos de una decena de casos por el Dr. Francisco Barraquer en los últimos 30 años. Los síntomas oculares comprometen un 15% de los casos de Rhinosporidiosis. Generalmente las lesiones son únicas y comprometen la conjuntiva bulbar, la carúncula, el fórxix, el saco lagrimal o la conjun- tiva cantal. Las lesiones son inicialmente planas, rojizas o rosadas y pueden pasar desapercibidas por los pacientes. En la medida que van crecien- do, se tornan exofíticas, granulomatosas, móvi- les, las cuales pueden encontrarse pedunculadas tornándose sintomáticas.

El diagnóstico diferencial de este tipo de lesiones se debe hacer con hemangiomas, neoplasias, mu- coceles y condylomatosis ocular. El Cryptococco puede también producir lesiones pedunculadas conjuntivales. Sin embargo, los hallazgos morfoló- gicos lo ayudan a diferenciar del Rhinosporidioma.

El diagnóstico se hace mediante la identificación histopatológica de la lesión resecada y es patog- nomónico. Se observan las esporas las cuales tie- nen una forma esférica con una pared doble en el tejido conectivo de las lesiones polipoides rodea- do de células inflamatorias.

El tratamiento es la resección quirúrgica com- pleta de la lesión. Las recidivas son infrecuentes. Algunos autores sugieren la aplicación de criote- rapia para evitarlas. Tratamiento con diaminofi- fenilsulofona (Dapsona) ha sido reportado como exitoso en el pasado5.

RESUMEN

La Rhinosporidiosis ocular es una patología muy poco frecuente. Su presentación clínica es carac- terística y se debe sospechar en pacientes que pre- sentan lesiones conjuntivales de poco tiempo de evolución y que han estado expuestos a lagos, ríos y lagunas. El tratamiento quirúrgico es curativo.

 

REFERENCIAS

  1. Arseculeratne, Sarath N; Atapattu, Dhammika N. (2011). Rhinosporidiosis in Humans and Animals & Rhinosporidium seeberi. Faculty of Medicine, University of Peradeniya. ISBN 9555891575
  2. Apple D, Boniuk M. Infection of the con- junctiva by Rhinosporidium seeberi. Survey of Ophthalmology. 41(5): 409-413, 1997
  3. Rippon W: Medical Mycology: The Pathogenic Fungi and te Pathogenic Actinomycestes. Philadelphia. WB Saunders. 1988, ed3, pp362-372
  4. Nandini Bothra, Ruchi Mittal, Devjyoti Tripathy. Scleromalacia Perforans from Longstanding Bulbar Conjunctival Rhinosporidiosis. Ophthalmology. 123(7):1493, 2016
  5. A, Venkateswaran S, Mathan M, et al: Medical Therapy of rhinosporidiosis with dapsone. J Laryngol Otol 107:809-812, 1993

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password